Tomar decisiones es un aspecto clave del trabajo de un ejecutivo. Muchos lo disfrutan a pesar de los obstáculos a lo largo del camino a la toma de decisiones óptimas.
Sin embargo, hasta los ejecutivos más seguros de sí mismos sufren crisis de confianza de cuando en cuando respecto a su capacidad para hacerlo bien.
Si resulta difícil para un ejecutivo tomar decisiones óptimas, en los equipos de trabajo el proceso es aun más retador y complejo. Para empezar, conviene identificar las decisiones que el equipo toma o debe tomar. En segundo lugar, los equipos necesitan comprender por qué les conviene tomar ciertas decisiones en equipo y desarrollar una metodología para hacerlo.

Las mejores decisiones en equipo:

  • • Contribuyen al cumplimiento de su misión.
  • • Producen sus resultados logrando el uso óptimo del tiempo y los otros recursos.
  • • Fortalecen el compromiso de los integrantes con las metas del equipo.
  • • Afianzan la metodología de trabajo del equipo, sus valores y las relaciones entre
       los integrantes.

Toma de decisiones en equipo aporta a los equipos una metodología práctica para tomar sus decisiones. Los participantes conocerán un modelo efectivo y comprobado para tomar sus decisiones. Paso a paso, por medio de ejercicios y ejemplos prácticos tomados del trabajo del mismo equipo, aprenderán cómo aplicarlo.

También conocerán variaciones respecto al modelo básico. No siempre conviene que todos participen en la toma de decisiones. Los equipos pueden volver más eficiente sus procesos de toma de decisiones al recurrir a la delegación de ciertas decisiones a grupos de expertos y al uso de otras técnicas. Al final del programa, los integrantes del equipo podrán explicar en qué situaciones la toma de decisiones en equipo es la alternativa preferida o más indicada y cuándo no y habrán ensayado el uso de otras técnicas.