El Coaching ejecutivo es un
servicio valioso y constituye
un apoyo extraordinario para los que lo reciben. Asignarle un coach o “entrenador personal” a veces puede ser la mejor alternativa cuando:
  • • La persona tiene poca experiencia en el puesto.
  • • “Crece” o cambia puesto.
  • • La organización está pasado por una etapa de cambio.
  • • El plan actual es diferente o “más grande” que otros anteriores.
  • • La persona es capaz pero no está cumpliendo alguna(s) de la(s) expectativas
       de su jefe o de la organización.
  • • Se presentan áreas de oportunidad en cuanto a la dirección de su equipo.
  • • Se detectan problemas de relaciones entre el ejecutivo y otras áreas
       de la empresa o entre el ejecutivo y su jefe.


¿Qué es coaching ejecutivo?


Perry Zeus y Suzanne Skiffington proponen una de las mejores definiciones del concepto:

  • • Coaching ejecutivo es una relación individualizada y de colaboración entre
       un ejecutivo y un coach con el objetivo de conseguir un cambio sostenido
       en el comportamiento y transformar la calidad de vida personal y profesional
    del ejecutivo.
  • • Se centra en la vida laboral del individuo y suele hacer hincapié en el desarrollo
       interpersonal, el cambio personal, la transformación y los resultados de negocios.


El enfoque de nuestro programa de Coaching ejecutivo


  • • Centrado en el trabajo de la ejecutiva o el ejecutivo.
  • • Orientado a promover el aprendizaje.
  • • Busca mejores resultados en el trabajo para el individuo y para la organización
       por medio de:

  •    — La comprensión y el aprovechamiento de las fortalezas del individuo.
       — La superación de algunas debilidades.
       — El uso de acciones más eficaces.
       — El fomento de la autoresponsabilidad
          “¿Qué puedo hacer mejor o diferente con los recursos que tengo?


Seis razones que aseguran el éxito de nuestro proceso de coaching ejecutivo


  • 1. El o la coach y su experiencia y formación.
  • 2. El inicio centrado en los ejecutivos participantes – sus competencias y estilos
        personales y la identificación de sus fortalezas y áreas de oportunidad.
  • 3. El acuerdo previo en el que los ejecutivos identifican prioridades y se comprometen
        con un plan de acción que les ayudará a ampliar su repertorio de estrategias y
        a desarrollar ciertas habilidades para lograr un conjunto de objetivos específicos
        a corto plazo.
  • 4. La periodicidad de las sesiones con el coach.
  • 5. El enfoque de las sesiones centrado en las acciones, la recopilación de evidencia y
        la documentación de los resultados.
  • 6. Los constantes éxitos de la ejecutiva o del ejecutivo a lo largo del proceso.

Muchas veces, el apoyo por medio de un coach o entrenador personal puede dar mejores resultados en menos tiempo con un costo menor que otras formas de ayuda.