Un elemento clave de la productividad y la calidad de cualquier organización es el desempeño del líder de equipo,
no importa si lleva el título de Presidente, Director, Gerente,
Líder de Equipo, Coordinador, o Supervisor. Ante un entorno cada vez más dinámico y exigente, los líderes necesitan estar mejor preparados para dirigir a sus colaboradores.


El buen manejo de la disposición y capacidad de los colaboradores marca la diferencia entre los “jefes tradicionales” y los líderes de equipo exitosos orientados a la productividad basada en relaciones respetuosas, habilidades efectivas y resultados para la organización.

Algunas capacidades que esperamos que tengan los líderes de equipo son:

  • • Planear el trabajo propio y el del equipo.
  • • Fijar objetivos.
  • • Influir en los demás.
  • • Establecer y usar controles.
  • • Definir normas de desempeño.
  • • Organizar y dirigir el trabajo de sus colaboradores.
  • • Evaluar el desempeño.
  • • Capacitar a sus colaboradores.
  • • Animar a sus colaboradores a esforzarse y a cumplir lo que se espera de ellos.
  • • Hacer valer las reglas y las normas.
  • • Tener una visión de negocios.
  • • Tener una visión del futuro.
  • • Usar técnicas de coaching para mejorar el desempeño.
  • • Comunicar su visión.
  • • Mejorar el servicio.
  • • Tomar las decisiones que les corresponden.
  • • Manejar conflictos.
  • • Analizar y resolver problemas.
  • • Preparar a su equipo para el futuro.
  • • Mejorar sus procesos.

Las organizaciones tienen expectativas altas de sus ejecutivos. El manejo de personal no es fácil. Paradójicamente, pocas organizaciones ofrecen a sus mandos la orientación y preparación que necesitan para satisfacer las expectativas de la organización y de los colaboradores.

Dado que todas estas tareas deben realizarse con y por medio de la gente, las personas que tienen responsabilidad sobre la dirección de colaboradores ante todo deben tener la habilidad para dirigir gente. Esta habilidad se aprende, nadie nace con dicha capacidad.

La nueva Serie Liderazgo desarrolla habilidades que los líderes de hoy necesitan dominar para incrementar su competencia y efectividad y para elevar la productividad de los equipos que dirigen. El enfoque de la serie es práctico – no teórico- y brinda orientación paso a paso centrado en cuestiones de “cómo” tanto para los líderes experimentados como para aquellos con poco o nada de experiencia en la dirección de otros.





 
 
FUNDAMENTOS bases sólidas
 
  La efectividad del líder sube o baja de acuerdo con su capacidad de comunicarse.



 
PLANEACIÓN
 
  Determinar qué se va a hacer, cuándo y cómo.



 
ORGANIZACIÓN
 
  Definir y coordinar las relaciones, los tiempos y las tareas.



 
DIRECIÓN
 
  Asegurarse que las tareas se lleven a cabo de la manera adecuada.



 
EVALUACIÓN del desempeño
 
  Medir los avances.



 
AFIANZAMIENTO y medición de los resultados
 
  Difundir los éxitos.