Es un servicio valioso que constituye un apoyo extraordinario para los ejecutivos que lo reciben. En el caso de gerentes de ventas y directores comerciales, asignarles un coach o “entrenador personal” a veces es una buena alternativa para ayudarlos cuando:

  • • Tienen poca experiencia en el puesto.
  • • “Crece” o cambia el puesto.
  • • La organización está pasado por una etapa de cambio.
  • • El plan es diferente o “más grande” que otros anteriores.
  • • La persona es capaz pero no está cumpliendo las expectativas de su jefe.
  • • Se presentan áreas de oportunidad en cuanto a la dirección del equipo.
  • • Se detectan problemas de motivación o de relaciones entre el jefe y
       su fuerza de ventas, entre el ejecutivo y otras áreas de la empresa,
       o entre el ejecutivo y su jefe.
  • • El ejecutivo quiere mejorar la efectividad de su trabajo, la calidad de sus relaciones
       con sus distribuidores o clientes clave y sus resultados.